¿Estamos cada vez más cerca de una sociedad sin efectivo?

Cada vez utilizamos con mayor frecuencia la tarjeta o incluso el teléfono móvil como medio de pago, lo que hace que en estos últimos años se empiece a plantear el cambio hacia una sociedad sin efectivo.

Otro factor clave que hace que nos planteemos este posible escenario ha sido el boom de las criptomonedas. Entonces…¿Estamos realmente cada vez más cerca de unan sociedad sin efectivo?

Para algunos quizás sea una opción aceptable, pero todavía quedan muchas personas que siguen prefiriendo utilizar el efectivo como método de pago estrella.

Analizamos cómo nos afectaría dejar atrás el efectivo como medio de pago, ¿nos ofrece alguna ventaja? ¿qué opción es mejor para nuestras finanzas?

¡Te lo contamos todo, a continuación!

Nuestras costumbres han cambiado

Estamos ante una sociedad cada vez más digital, esta es una realidad que, a día de hoy todos tenemos más que clara.

Para muchos, proporcionar datos bancarios a una plataforma de internet era algo impensable hace unos años, pero a día de hoy, la mayoría ya estamos familiarizados con todos los procesos digitales e incluso, nos resultan mucho más cómodos.

Este cambio en nuestra mentalidad ha hecho que nuestros hábitos a la hora de gestionar nuestro dinero también hayan cambiado, por lo que, el uso de efectivo se ha reducido considerablemente en los últimos años.

Las principales alternativas al efectivo

El cambio en nuestras costumbres no ha sido la única razón por la que visualizar una sociedad sin efectivo no nos resulte una idea tan disparatada a día de hoy, otra de las principales razones son las múltiples alternativas que existen actualmente a esta forma de pago.

Las tarjetas de crédito, las tarjetas de débito, el mobile pay, las transferencias bancarias o incluso las monedas digitales son alternativas al pago en efectivo que cada vez están más estandarizadas entre nosotros.

Gracias a estas, salir sin efectivo de casa ha dejado de ser una preocupación para una gran parte de la sociedad.

La posibilidad de una sociedad sin efectivo depende de cada país

Es cierto que no todas las culturas tienen las mismas características a la hora de gestionar el dinero, algunos países todavía están muy lejos de una sociedad sin efectivo mientras que otros, están cada vez más cerca.

 Suecia es el claro ejemplo de un país cada vez más próximo a una sociedad sin efectivo. En prácticamente la totalidad de los comercio no se aceptan pagos con efectivo y según Riksbank las transacciones con papel moneda del país representa apenas el 1% del PIB. 

Otro de los países que destaca en la transición hacia una sociedad sin efectivo es China. Actualmente en China se puede pagar prácticamente todo sin utilizar efectivo, destacando con su implementación del reconocimiento facial para la realización de pagos.

Las ventajas e inconvenientes de una sociedad sin efectivo

Utilizar cada vez menos el efectivo como método de pago habitual y empezar a utilizar cualquiera de los métodos de pago digitales puede, a la larga, traernos grandes ventajas:

  • La primera y más popular es la reducción de los fraudes fiscales y del blanqueo de capitales. Sin duda, las transacciones digitales son un método clave para aportar transparencia a cualquier tipo de intercambio monetario y evitar así actividades fraudulentas.
  • Un aumento de la seguridad para los comercios dado que, sin efectivo en el comercio físico, el riesgo de hurto se reduce exponencialmente.
  • Por último, esta alternativa también nos ofrece un mayor impulso de las nuevas tecnologías ligado a la aparición de nuevas opciones para mejorar la gestión de nuestras finanzas. Jugando aquí un papel clave las fintech e insurtech.

Hay que tener en cuenta que, como todo, esta opción también cuenta con ciertos inconvenientes: 

  • La exclusión de una gran parte de consumidores y pequeñas empresas es, sin duda, el mayor inconveniente que presentaría la existencia de una sociedad sin efectivo. Hay que tener en cuenta que muchas personas no tienen acceso a cuentas bancarias y a muchas pequeñas empresas les resultaría complicado poder acceder a una tecnología de pago electrónico confiable.
  • Otro de los inconvenientes que se ha planteado es el hecho de que nos volveríamos totalmente dependientes de la tecnología. ¿Qué pasaría si se produjese un fallo en el suministro eléctrico, en un sistema informático o un ciberataque? Ante estos riesgos, nuestra capacidad de pago sería nula si no contamos con dinero en efectivo.

¿Cómo afectaría una sociedad sin efectivo a la gestión de nuestras finanzas personales?

Es cierto que, en algunos casos, los métodos de pago pueden llegar a influir en lo que somos capaces de ahorrar. 

Son muchos los que opinan que al realizar nuestros pagos a través de cualquier método digital tendremos un mayor control sobre lo que gastamos, y nos resultará mucho más fácil llevar un seguimiento claro de nuestras finanzas.

Pero por otro lado, también hay que tener en cuenta que, para ciertas personas, este método de pago implica una pérdida de la percepción de lo que estamos gastando que acaba traduciéndose en un gasto excesivo. 

A la hora de empezar a mejorar la gestión de nuestras finanzas, el método de pago que vamos a utilizar no suele ser el factor determinante del resultado final, sino el compromiso a la hora de lograr nuestros objetivos y haber elaborado un plan adaptado a estos.

Saber a ciencia cierta si acabaremos viviendo en una sociedad sin efectivo es algo complejo y un tema a debatir. ¿Cuál es tu opinión? ¿Qué método de pago prefieres?

Independientemente de cuáles sean tus preferencias, en Livetopic te ayudamos a mejorar tu situación financiera personal. Obtén tu Planificación Financiera gratuita y analizaremos tu caso para poder elaborar un plan que te ayude a asegurar tu futuro.

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: