¿Tengo derecho a una pensión si no he cotizado lo suficiente?

Para poder acceder a la pensión contributiva mínima en España es necesario cotizar al menos 15 años y cumplir una serie de requisitos, pero… ¿qué pasa si no has cotizado lo suficiente? ¿tendrás derecho a percibir una pensión?

Si no has cotizado lo suficiente, tendrás la opción de acceder a una pensión de jubilación no contributiva.

Las pensiones no contributivas de jubilación son una prestación económica para todas aquellas personas que no tengan recursos suficientes, no hayan cotizado o no tengan el tiempo mínimo de cotización para poder solicitar la pensión de jubilación contributiva.

Dado que deberíamos empezar cuanto antes a planificar nuestra jubilación, debes conocer también de qué se trata este tipo de pensión.

Te lo contamos todo a continuación:

¿Qué necesitas para poder acceder a una pensión no contributiva de jubilación?

Esta prestación te asegurará una prestación económica, asistencia médica y servicios sociales complementarios a aquellas personas jubiladas que no tengan los recursos suficientes para hacer frente a los gastos que todo esto supone, pero, hay varios requisitos que estos ciudadanos deben cumplir para poder tener acceso a este tipo de pensión: 

No tener los ingresos suficientes

Los ingresos de las personas que accedan a este tipo de pensiones no deben superar ciertos límites, estos varían en función de la situación personal de cada uno: 

Vives solo

Si vives solo, podrás acceder a una pensión no contributiva de jubilación si tus ingresos son inferiores a 5.538,40€ anuales.

Vives con familiares

Si vives con familiares, podrás acceder a una pensión no contributiva de jubilación si tus ingresos no superan los 5.538,40€ anuales y, a mayores, los recursos de la unidad económica de convivencia no superen estos límites:

  • Si convives únicamente con tu cónyuge o con algún pariente consanguíneo de segundo grado y el número de convivientes es 2, los ingresos no podrán ser superiores a los 9.415,28 € al año.
  • Si convives únicamente con tu cónyuge o con algún pariente consanguíneo de segundo grado y el número de convivientes es 3, los ingresos no podrán ser superiores a los 13.292,16€ al año
  • Si convives únicamente con tu cónyuge o con algún pariente consanguíneo de segundo grado y el número de convivientes es 4, los ingresos no podrán ser superiores a los 17.169,04€ al año
  • Si convives con parientes consanguíneos de primer grado (padres, madres o hijos) y el número de convivientes es 2, los ingresos no podrán superar los 23.538,20€ al año. 
  •  Si convives con parientes consanguíneos de primer grado (padres, madres o hijos) y el número de convivientes es 3, los ingresos no podrán superar los 33.230,40€ al año
  • Si convives con parientes consanguíneos de primer grado (padres, madres o hijos) y el número de convivientes es 4, los ingresos no podrán superar los 42.922,60€ al año.

En este enlace puedes encontrar más información sobre estas limitaciones.

Otros factores influyentes

La edad

Para poder solicitar la pensión no contributiva de jubilación, has de tener la edad de 65 años o más.

La residencia

La persona solicitante de esta pensión deberá residir en España y haberlo hecho durante un período de 10 años, entre los 16 años y la fecha de devengo de la pensión.

De estos años, dos deben ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de la pensión. 

¿Cuáles son las características de esta pensión?

La pensión no contributiva de jubilación es una pensión vitalicia, esto quiere decir que una vez concedida, el ciudadano beneficiario la percibirá hasta el momento de su fallecimiento, siempre y cuando, siga cumpliendo los requisitos que te hemos contado anteriormente.

Su cuantía

La cuantía de este tipo de pensión se establece en función de la renta personal o de las de la Unidad Económica de Convivencia.

Por lo general, estas pensiones oscilan entre los 1.291,15€ a los 5.164,60€ anuales.

De esta forma, la cuantía básica de la pensión no contributiva íntegra supone un ingreso de 368,90€ mensuales, mientras que, si por el nivel de renta corresponde solo la pensión mínima, la cuantía básica será de 92,23€ al mes

Incompatibilidades

Debes tener en cuenta que, la pensión no contributiva de jubilación es incompatible si ya recibes otro tipo de ayudas económicas como son: la pensión no contributiva de incapacidad, con las pensiones asistenciales, con los subsidios de ingresos mínimos y con la condición de causante de la asignación familiar por hijo a cargo con discapacidad.

Garantiza tu futura jubilación

Si te preocupa no tener una pensión en el futuro debido a no haber cotizado los años suficientes una vez llegado el momento de tu jubilación, contratar un plan de pensiones puede ser la solución para que dejes de preocuparte.

Dependiendo de tu edad y de tu perfil inversor, puedes optar por un plan de pensiones con unas características u otras dado a la gran variedad de productos de este tipo que existen y a su variedad de características, puedes encontrar el que mejor se adapte a tus necesidades.

Contar con un plan de pensiones te ayudará a garantizar una jubilación mucho más tranquila, puesto que te asegurarás contar con una determinada cantidad de dinero llegado este momento.

Además, dado que una de las razones contempladas por la ley para rescatar el fondo de un plan de pensiones es la contingencia de incapacidad laboral, también un plan de pensiones, supone, al igual que una pensión no contributiva, una fuente de ingresos en caso de necesitarlos.

Otra opción que te ayudará a garantizar una jubilación mucho más tranquila es contar con un plan de ahorro dado que gracias a sus ventajas puede ser una buena alternativa.

Desde Livetopic te ayudamos a planificar tu jubilación, solo tienes que obtener tu Pasaporte Financiero y analizaremos tu caso de forma gratuita para que puedas empezar desde hoy a asegurar tu futuro.

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: