Malos hábitos que te impiden poner en marcha un plan de ahorro

A veces, incluso teniendo las mejores intenciones, hay muchas personas que tienen problemas para llevar a cabo un plan de ahorro de forma consistente. Es importante la capacidad de ahorro, pero también lo son los hábitos.

Especialmente, cuando se cae en hábitos que en lugar de ayudarnos a ahorrar pueden hacer que tengamos problemas con el dinero. Mira esta lista para asegurarte de no estar siguiendo hábitos que perjudiquen tu plan de ahorro.

Malos hábitos que te impiden poner en marcha un plan de ahorro

Compras impulsivas

Las compras impulsivas tienen que ver con las emociones. Por ejemplo, si ves un producto y lo quieres tener de forma inmediata y lo compras antes de pararte a pensar si lo necesitas o te lo puedes permitir, eso es una compra impulsiva.

Todos tenemos ‘debilidades’ o aficiones que hacen que queramos tener el último modelo de un dispositivo o el look de las celebrities este otoño. Pero hay muchas cosas que, realmente, si lo pensamos un poco, tampoco son tan imprescindibles.

Un truco recomendado es esperar cierto tiempo antes de comprar algo. Si puedes esperar una semana o incluso un mes y sigues queriéndolo o necesitándolo, entonces puedes adquirirlo, pero… ¿y si te olvidas del producto? Entonces, puede ser que no sea para tanto.

No tener un presupuesto

Es complicado mantenerse a flote a nivel financiero y poner en marcha un plan de ahorro que no haga aguas a los pocos meses si no nos auto limitamos a través de un presupuesto establecido y un plan sobre cómo llevarlo a cabo.

Tener un presupuesto nos permite saber cuánto dinero estamos gastando y, muy importante, en qué lo estamos gastando. Esto es esencial para poder hacer cambios que nos ayuden a ahorrar más y evitar los temidos números rojos al final de mes.

Un truco que facilita esta gestión es automatizar lo que se conoce como el recibo del ahorro. Es decir, que si quieres cada mes te propones ahorrar una cantidad, programes una transferencia periódica a tu plan de ahorro. De esta forma, se ahorra casi sin darse cuenta y pasado un tiempo podrás ver las ventajas y mejorar tu salud financiera.

Abusar de la tarjeta de crédito

A menos que puedas pagar el saldo completo que gastes con tu tarjeta de crédito cada mes, su uso es una de las peores cosas que puedes hacer por tus finanzas personales. Sobre todo, si la estás usando para vivir por encima de tus posibilidades.

Si bien es cierto que una tarjeta de crédito puede ayudarte en un mal momento o imprevisto, cada euro que gastes lleva consigo una serie de intereses que más tarde tendrás que abonar.

Un truco puede ser tener la tarjeta de crédito por si de verdad te hace falta, pero dejarla en casa. Así te evitarás usarla más de lo que te gustaría y darte ese tiempo de reflexión sobre las compras que comentamos más arriba relacionado con las compras impulsivas.

Vicios personales

Sí, esto incluye los “vicios” tradicionales como beber, fumar y jugar. Pero también incluye vicios menos obvios, como comer fuera demasiado o ser adicto a las compras. Cualquier cosa que te tiente a gastar grandes cantidades de dinero que sabes que no debes gastar.

Es recomendable abandonar estos hábitos nocivos para tu salud física y mental, pero también para tu bolsillo.

Las compras de conveniencia

¿A qué nos referimos exactamente con esto? Las compras por conveniencia son muchísimas: desde algo que necesitamos porque tenemos prisa a un regalo de última hora que no estaba en tu presupuesto. Pero… no realices estas compras con mucha frecuencia por pereza, ¡te va a salir caro!

Si no sabes cocinar, deja de pedir comida rápida e intenta aprender a hacer algo sencillo que puedas adquirir en el supermercado. Quizás la diferencia en tus finanzas puede encontrarse en una taza de café, pero no en el bar de debajo de casa, sino en tu propia cocina.

Por el contrario, algunos buenos hábitos que sí te ayudarán a mejorar tus finanzas son:

  • Ahorrar e invertir los aumentos de sueldo.
  • Mantener un estilo de vida sostenible (no gastar de más).
  • Planificar un presupuesto en fracciones que se dedicarán a ciertos aspectos como comida, transporte, ocio, etc.
  • No adquirir con la tarjeta cosas que no puedas pagar a final de mes.
  • Ser paciente y ahorrar con antelación cuando quieras comprar algo que se exceda de tu presupuesto habitual.
  • No gastar dinero en secreto. Si tienes una relación de pareja, no es buena idea ocultar gastos (a menos que sea un regalo para esa persona). Y si no la tienes, tampoco lo es sabotearte a ti mismo ocultando gastos que otros -como tus amigos, padres, etc.- pueden considerar innecesarios.
  • Contar con asesoramiento financiero experto cuando lo necesites.

En livetopic podemos ayudarte a tomar el control sobre tus finanzas y planificar de forma efectiva tu futuro financiero. Obtén tu pasaporte financiero para conocer tu capacidad de ahorro, posibles riesgos y un análisis personalizado de estrategias recomendadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: