¿Cómo crear una buena cartera de inversión?

Crear una cartera de inversión adaptada a nuestros objetivos y a nuestras preferencias como inversores puede no ser una tarea sencilla.

Para poder crear una buena cartera de inversión necesitaremos tener ciertos conocimientos clave y contar además, con una buena planificación financiera que nos ayude a tomar mejores decisiones.

Muchos optan por recurrir a los consejos de un profesional que les ayude a crear su propia cartera de inversión, pero si quieres conocer los pasos necesarios para poder crear la tuya… ¡No te pierdas este artículo!

¿Qué es una cartera de inversión?

Una cartera de inversión es el conjunto de los diferentes tipos de activos financieros en los que invierte una persona o una empresa. 

Quizás pienses que una cartera de inversión está únicamente formada por diferentes tipos de acciones, pero lo cierto es que dentro de una cartera de inversión podemos encontrarnos con una gran variedad de activos: fondos de inversión, índices bursátiles, divisas o incluso, materias primas.

Una cartera de inversión debe adaptarse a las preferencias de riesgo de un inversor, al horizonte temporal durante el cuál quiera tener sus ahorros invertidos y a los objetivos que este quiera lograr.

Hay que tener en cuenta que, los tipos de activos por los que esté formada la cartera, influirá en la relación entre rentabilidad y riesgo.

Pasos para crear una cartera de inversión

Ahora que ya tenemos clara la definición de cartera de inversión¿Qué se necesita para poder crear una?

A pesar de no ser una tarea sencilla y de requerir de ciertos conocimientos, estos son los pasos básicos a seguir para poder empezar a crear tu propia cartera de inversión:

1. Define tu perfil inversor

Dependiendo de cuáles sean nuestras preferencias a la hora de invertir, nuestra cartera de inversión tendrá unas características u otras, de ahí que el primer paso imprescindible sea definir nuestro perfil inversor. 

Definir el nivel de riesgo que estamos dispuestos a asumir a la hora de invertir es uno de los pasos clave a dar incluso antes de decidir cuánto dinero queremos invertir.

Podemos definir 3 tipos de perfiles inversores generales: conservador, moderado o medio y agresivo.  Siendo los conservadores los menos dispuestos a correr riesgos y los agresivos a los que menos les preocupa el riesgo.

2. Establece unos objetivos claros

Una vez tengamos claro nuestro perfil inversor, necesitaremos establecer unos objetivos claros. 

¿Qué queremos lograr con la rentabilidad que obtengamos al invertir nuestros ahorros? No basta con marcarnos objetivos genéricos como hacer crecer nuestros ahorros, o ahorrar para nuestra jubilación, necesitaremos ir un paso más allá.

Necesitamos que nuestros objetivos sean lo más detallados posible, es imprescindible establecer un horizonte temporal durante el cuál vayamos a mantener nuestra inversión y una fecha límite para la consecución de nuestros objetivos.

En Livetopic te ayudamos a establecer y a dar seguimiento a tus objetivos financieros:

analisis-objetivos-para-elaborar-una-cartera-de-inversion

Lo ideal es, además, marcarnos un porcentaje estimado de la rentabilidad que nos gustaría obtener del dinero que vamos a invertir. Recuerda siempre que la rentabilidad irá ligada al nivel de riesgo que estemos dispuestos a asumir y que, lograr grandes rentabilidades a corto plazo, es algo muy complejo.

3. ¿En qué vamos a invertir?

El siguiente paso una vez tengamos claro qué queremos conseguir y cuánto riesgo estamos dispuestos a asumir, será la elección de los activos con los que vamos a formar nuestra cartera de inversión.

Para ello necesitaremos informarnos para empezar a conocer todas las opciones que tenemos y ver cuáles se adaptan mejor a nuestros objetivos y a nuestras preferencias como inversores.

Hay algo que siempre debemos tener en cuenta a la hora de tomar esta decisión: necesitamos que nuestra cartera esté bien diversificada. Al diversificar nos aseguraremos de que nuestra cartera de inversión será capaz de cubrir los riesgos de los activos más agresivos con otros más conservadores.

No sólo bastará con valorar un equilibrio entre productos de renta fija y renta variable, debemos diversificar en productos que sean compatibles entre si tanto en términos de riesgo como en plazos de inversión.

En Livetopic te ayudamos a saber qué opción de inversión es la que mejor se adapta a tus objetivos y a tu situación personal:

recomendacion-productos-para-formar-tu-cartera-de-inversion

4. Ojo con los gastos asociados

Además de tener en cuenta todo lo que acabamos de ver, necesitaremos valorar los gastos asociados a la elección de cada vehículo de inversión. Necesitaremos tener en cuenta tanto la fiscalidad como las comisiones que pueden cobrarnos algunas entidades.

Algunas de las comisiones más comunes a la hora de invertir son:

  • Los servicios de custodia y administración de valores: estos se aplican por la conservación de los valores que el cliente encomienda a una entidad.
  • Las comisiones por operaciones de compra-venta de valores.
  • Comisiones por gestión de carteras de inversión.
  • Gasto por contratación de un asesor financiero que nos proporcione recomendaciones de inversión. Con Livetopic puedes ahorrarte este gasto, al obtener tu Planificación financiera te daremos recomendaciones sin coste.

Además de las comisiones, también debemos valorar los distintos tipos de fiscalidad de cada opción de inversión. A pesar de que la fiscalidad no debe ser un factor determinante de nuestra elección de inversión, si es una clave a tener en cuenta ya que dependiendo de esta podemos jugar con ciertas ventajas.

Si quieres empezar a invertir para poder obtener rendimiento de tus ahorros, en Livetopic te ayudamos a hacerlo de forma sencilla. Obtén tu Planificación Financiera para que analicemos tu caso y podamos darte las recomendaciones que necesitas.

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: