Neurofinanzas: ¿somos racionales a la hora de tomar decisiones financieras?

Las neurofinanzas nos ayudan a entender la forma en la que tomamos ciertas decisiones financieras. Es cierto que cuando decidimos sobre nuestro dinero intentamos ser lo más racionales posible, pero…¿Realmente lo conseguimos?

Son muchos los factores que influyen en nuestras decisiones financieras: nuestro entorno, nuestras experiencias, nuestros conocimientos… pero hay algo que, también ejerce una gran influencia sin que nos demos cuenta: nuestras emociones.

Si quieres saber qué son las neurofinanzas y descubrir cómo estas acaban afectando a tus decisiones financieras, ¡no te pierdas este artículo!

¿Qué son las neurofinanzas?

Las neurofinanzas estudian la relación existente entre la neurociencia y entre nuestras decisiones financieras. Gracias a la neurociencia podemos saber cómo reacciona nuestro cerebro a la hora de experimentar ciertas emociones y tomar ciertas decisiones.

Cuando hablamos de finanzas pensamos en algo serio y que requiere grandes conocimientos, pero las neurofinanzas cuestionan esta famosa suposición.

Las neurofinanzas defienden que no solo nuestros conocimientos influyen sobre el éxito financiero, sino que nuestras emociones y nuestros sentimientos tienen una gran repercusión sobre nuestras decisiones financieras.

«El éxito en la inversión no guarda correlación con el coeficiente intelectual. Cuando se tiene una inteligencia normal, lo que se necesita es temperamento para controlar las ansias que meten en problemas a los demás.»

Warren Buffet

A la hora de tomar decisiones financieras dos partes de nuestro cerebro entran en conflicto según las neurofinanzas:

  • El sistema de recompensa que se activa cuando pensamos que vamos a recibir algo positivo.
  • La parte de la ínsula que reacciona ante situaciones de dolor, inseguridad, miedo o pérdida.

Nuestro estado emocional tiene mucha más influencia de la que pensamos en nuestras decisiones.

Las neurofinanzas y la inversión

A pesar de que las neurofinanzas afectan a cualquier tipo de decisión financiera, es en el caso de las decisiones de inversión donde vemos la gran influencia que ejercen nuestras emociones.

Todas las decisiones de inversión llevan asociado un cierto nivel de riesgo, lo que hace que nuestra parte emocional se active y ejerza una influencia determinante sobre la decisión final.

Nuestro cerebro percibe las pérdidas con una intensidad 2,5 veces superior a las ganancias, por lo que, cuando decidimos invertir la tasa de riesgo asociada es la característica a la que más atención prestamos.

Cuando acabamos de pasar por una buena racha económica nuestra tolerancia al riesgo siempre es superior. Aunque tengamos menos conocimientos sobre un tipo de inversión, si acabamos de salir de una buena racha económica, estaremos dispuestos a asumir un nivel de riesgo superior.  

Por lo contrario, los malos resultados nos vuelven más negativos y nos llevan a evitar tomar decisiones precipitadas. Este es el ejemplo más claro en el que vemos como nuestras emociones tienen una gran influencia en nuestras decisiones de inversión.

Los factores más influyentes en nuestras decisiones

A pesar de que nuestro cerebro siempre intenta buscar aquello que le proporciona seguridad y tranquilidad, hay ciertos factores que ejercen una gran influencia sobre este y que acaban condicionando nuestra forma de tomar decisiones.

Estos son los 2 factores que más influyen en nuestras decisiones:

1. Nuestro entorno

Las experiencias de nuestro entorno familiar o de amigos ejerce una gran influencia en nuestra forma de ver las cosas. Os ponemos un ejemplo:

Si alguno de nuestros familiares ha contratado un fondo de inversión y su experiencia ha sido negativa, nosotros no nos sentiremos seguros a la hora de invertir en este tipo de producto.

Nuestra predisposición hacia el será negativa, estaremos condicionados por nuestro entorno y no nos pararemos a analizar si puede ser realmente una buena opción para nosotros.

2. Nuestra propia experiencia

Nuestras anteriores experiencias son otro de los grandes sesgos cognitivos que afectan irremediablemente a nuestras decisiones financieras. Os ponemos un ejemplo:

Si anteriormente le has prestado dinero a un amigo y no te lo ha devuelto, la próxima vez que alguien te pida dinero, seguramente decidas no prestárselo para evitar futuros problemas dado que tu experiencia anterior ha sido negativa.

¿Qué aprendemos de las Neurofinanzas?

Ahora que ya tenemos claro en qué consisten las neurofinanzas quizás te estés pregunta para qué te sirven y cómo pueden ayudarte a mejorar tus finanzas personales.

Estas son algunas de las claves que nos enseñan las neurofinanzas y que debemos tener en cuenta para evitar tomar malas decisiones financieras:

  • Siempre debemos evitar tomar decisiones en momentos de estrés o tensión, ya que son emociones que nos impulsan a tomar decisiones de forma impulsiva y generalmente, malas decisiones.
  • El escenario perfecto para poder tomar mejores decisiones financieras es cuando estamos tranquilos, ya que conseguimos conectar mucho mejor nuestros conocimientos con nuestra intuición.
  • Debemos tener cuidado cuando estamos ante contextos de incertidumbre, como pueden ser los momentos de crisis. Estos nos llevan a tomar decisiones por miedo y la probabilidad de equivocarnos es mucho mayor.
  • Intentar buscar la forma de pensar de forma racional gracias a la ayuda de una persona experta, como es un asesor financiero que se encargue de analizar objetivamente tu escenario y ver qué decisión es realmente la mejor para tus finanzas.

En Livetopic te ayudamos a tomar decisiones de forma racional gracias a nuestro algoritmo creado por expertos asesores. Obtén tu Planificación Financiera y analizaremos tu caso para saber qué opciones son las mejores dada tu situación financiera personal.

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: