Las inversiones rentables siempre implican riesgo, ¿verdad o mito?

Si te has sentido atraído en alguna ocasión por el mundo de la inversión, pero finalmente no te has decido a invertir, seguramente sea por el miedo al riesgo, dado que suele decirse que las inversiones rentables siempre implican riesgo.

Pero… ¿es cierta esta afirmación? El riesgo es un factor muy presente en el mundo de las inversiones y que está estrechamente ligado a la rentabilidad obtenida. Generalmente, cuanto mayor sea el riesgo, mayor será el porcentaje de rentabilidad que obtendremos.

Entonces, ¿no puedes realizar inversiones rentables si eres una persona que no está dispuesta a asumir riesgos?

Lo bueno de las inversiones es que existen una gran variedad de alternativas.

La clave para empezar a invertir nuestro dinero cuando tenemos un perfil adverso al riesgo será conocer todas las opciones existentes en el mercado y tener claro en qué etapa financiera nos encontramos para saber si es el momento adecuado para invertir nuestros ahorros.

En este artículo os ayudaremos a descubrir si realmente existen opciones para sacar rentabilidad a nuestros ahorros sin correr grandes riesgos.

¡Empezamos!

La relación entre rentabilidad y riesgo

La rentabilidad es la cantidad de dinero adicional que obtendremos de nuestra inversión inicial. Suele venir dada en porcentaje y es un concepto muy ligado al riesgo de la inversión.

El riesgo de una inversión es la probabilidad de no obtener la rentabilidad esperada de nuestra inversión.

Se dice que ambos conceptos están ligados dado que, lo normal es que cuando asumimos un nivel de riesgo elevado, la rentabilidad esperada suele ser más alta como compensación por asumir esa incertidumbre inicial.

En el mundo de las inversiones suele afirmarse que a mayor riesgo mayor rentabilidad, pero nosotros opinamos que esta afirmación debería matizarse de la siguiente forma: “a mayor riesgo, mayor probabilidad de rentabilidad”.  

Esto se debe a que el riesgo es un factor controlable, ya que nosotros decidiremos qué porcentaje de riesgo estamos dispuestos a asumir dependiendo de cuál sea nuestro perfil inversor, mientras que la rentabilidad es una probabilidad de rendimiento esperada y no está bajo nuestro control.

Podemos decidir qué porcentaje de riesgo queremos asumir, pero no podemos saber la cantidad exacta de rentabilidad que vamos a obtener con nuestra inversión, lo que hace que cualquier inversión implique asumir cierto riesgo.

Siempre tendremos que asumir un determinado porcentaje de riesgo para obtener rentabilidad a cambio, por lo que podemos decir que sí, las inversiones rentables normalmente implicarán un nivel de riesgo.

Pero este nivel de riesgo se puede modificar para hacer que nuestras inversiones sean más o menos arriesgadas, es decir, podemos adaptarlas a nuestras preferencias.

Consejos para invertir de forma rentable y segura

Asumir cierto riesgo no es ningún impedimento para aquellos inversores adversos a él, ya que existen muchas formas de reducir el nivel de riesgo asumido en nuestras inversiones.

Si quieres hacer que tus inversiones rentables sean menos arriesgadas debes seguir estos consejos:

1. Tener unos objetivos claros

Lo primero para poder empezar a tomar decisiones de inversión que sean seguras y se adapten a nuestras preferencias será definir nuestros objetivos.

Para poder definir unos objetivos realistas debemos tener un control absoluto de nuestras finanzas personales y será de gran ayuda tener claro cuáles deberían ser nuestros objetivos según nuestra edad.

Además, necesitaremos tener presentes conceptos como el de “capacidad de ahorro”, para poder saber qué capital podemos permitirnos destinar a la inversión sin que esto afecte a nuestro futuro financiero.

Al obtener tu Planificación Financiera podrás conocer los datos necesarios para empezar a establecer tus objetivos como inversor:

Todo inversor debe tener claro qué es lo que quiere conseguir con sus inversiones y en cuánto tiempo quiere lograr sus objetivos.

En Livetopic te ayudamos a definir objetivos a corto, medio y largo plazo:

Al tener claro el capital que podemos destinar a la inversión, nuestros objetivos y el tiempo en el que queremos lograrlos, podremos pasar al siguiente paso para empezar a tomar decisiones de inversión de forma segura.

2. Informarnos y conocer el mercado

Invertir en algo que no entendemos es un grave error, siempre debemos informarnos y preguntar todas las dudas que nos surjan para poder entender como funcionan los productos financieros que nos ofrecen, de esta forma nos aseguraremos de estar tomando una decisión adaptada a nuestras preferencias y a nuestros objetivos.

Si no has invertido nunca y no sabes nada sobre inversión, no te preocupes, lo mejor es recurrir siempre al consejo de un asesor financiero que te ayude a resolver todas tus dudas, de esta forma estarás más seguro a la hora de invertir.

3. La importancia de diversificar cuando invertimos

Sin duda la mejor forma de reducir el riesgo cuando invertimos es diversificar.

Al diversificar estaremos invirtiendo nuestro dinero en una amplia gama de activos de forma que se compensen entre ellos, reduciendo así el nivel de riesgo asumido sin renunciar a un nivel de rentabilidad adecuado.

Para diversificar es imprescindible que estos activos no tengan relación entre ellos, por lo que debemos prestar atención e invertir en activos de diferentes sectores y con diferentes tipos de interés.

Productos de inversión con un riesgo reducido

En el mercado financiero podemos encontrarnos una gran variedad de productos de que nos ayudarán a realizar inversiones rentables sin tener la necesidad de correr grandes riesgos.

Algunos de los productos de inversión más populares para invertir a niveles de riesgos reducidos son:

1. Los fondos de inversión de renta fija

Este tipo de fondos, como su propio nombre indica se caracterizan por invertir en activos de renta fija, por lo que el riesgo es mucho menor que el de los fondos de renta variable. 

Cuanto menor sea el plazo de vencimiento del fondo de renta fija, menor será el riesgo asumido por el inversor.

2. Los fondos garantizados

Si no queremos correr riesgos, los fondos garantizados serán una de nuestras opciones favoritas a la hora de invertir.

Este tipo de productos nos garantizan de forma total o parcial el capital que hemos invertido y este vendrá acompañado de una rentabilidad media mínima que conoceremos en el momento de su contratación.

Son un producto pensado para invertir a largo plazo.

3. Los seguros de ahorro

Los seguros de ahorro son una variante de los seguros de vida, los más populares son los PIAS.

Se caracterizan por tener niveles de riesgo reducidos. Realizaremos aportaciones periódicas y una vez finalizado el periodo de inversión obtendremos una cierta rentabilidad.

Las rentabilidades obtenidas no son muy elevadas, pero esta opción nos aportará resultados mejores que los de otros productos de riesgo reducido, como pueden ser por ejemplo, los depósitos a plazo fijo.

Existen muchas opciones a la hora de invertir, y como ves, si no te gusta correr riesgos también hay opciones para ti.

Si quieres empezar a invertir, en Livetopic te ayudamos.

Obtén tu Planificación Financiera gratuita y analizaremos tu caso para poder recomendarte productos adaptados a tu situación personal y a tus preferencias como inversor.

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: