Diferencias entre tomador, asegurado y beneficiario de un seguro

El mundo de los seguros trae consigo un sinfín de conceptos relevantes que debemos comprender a la hora de contratar este tipo de productos. Entre ellos están los conceptos de tomador, asegurado y beneficiario, ¿son lo mismo? ¿en qué se diferencian?

Son conceptos básicos pero que en muchas ocasiones pueden acabar llevándonos a confusión, por lo que siempre es recomendable tenerlos lo más claros posibles. Esto nos ayudará a evitar malentendidos cuando nos disponemos a contratar cualquier tipo de seguro. 

Existen ciertas diferencias entre estas tres figuras, pero en determinadas ocasiones una única persona puede desempeñar los tres papeles dentro del contrato de un seguro. 

En este artículo te explicaremos las diferencias entre el tomador, el asegurado y el beneficiario para que a la hora de contratar cualquier seguro no te quedes con dudas. 

¿Quién es el tomador?

El tomador de un seguro es la persona que suscribe el contrato con la entidad aseguradora, es decir, el comprador del seguro. 

El tomador del seguro debe encargarse de solicitar toda la información para poder conocer todas las coberturas contratadas y las condiciones de la póliza antes de firmar el contrato con la aseguradora. 

Además, el tomador tendrá derecho a solicitar determinados cambios en la póliza en caso de necesitarlo, como puede ser modificar las coberturas contratadas, cambiar el beneficiario, etc. 

Por otra parte, el tomador estará siempre obligado a abonar la prima pactada para que el contrato sea efectivo. 

¿Quién es el asegurado?

El asegurado es la persona que está expuesta al riesgo, es decir, es a quién protege el seguro que hayamos contratado. 

Por ejemplo, en un seguro de vida, la vida el asegurado es el centro del contrato, quedando cubierto el fallecimiento o la invalidez del que figure como asegurado en la póliza. 

El asegurado no siempre tiene porqué ser el tomador del seguro. 

La persona asegurada tendrá derecho a conocer siempre que se ha realizado un seguro sobre su vida o sobre sus propiedades materiales, por lo que tendrá que dar su consentimiento y figurar este en el momento de contratar un seguro.   

 ¿Quién es el beneficiario?

El beneficiario de un seguro es la persona que se beneficiara de sus ventajas, es decir, la que percibe la indemnización en los casos estipulados dentro de la póliza. 

Por lo general, el beneficiario suele tener un vínculo familiar, personal o económico con el asegurado o con el tomador. 

Por ejemplo, normalmente en un seguro de vida los beneficiarios en caso de fallecimiento suelen ser alguno de los familiares más próximos al asegurado, o bien los cónyuges o sus hijos.  Aunque puedes optar por designar como beneficiario a cualquier otra persona sin necesidad de ser familiar.  

El beneficiario siempre tendrá derecho a recibir la indemnización resultante dependiendo del siniestro y de los daños causados. 

¿El tomador, el asegurado y el beneficiario pueden ser la misma persona?

El tomador, el asegurado y el beneficiario pueden ser o no la misma persona.

Lo más habitual es encontrarnos con casos en los que el tomador y el asegurado son la misma persona, o bien, que el asegurado y el beneficiario lo sean

Cuando hablamos de un seguro que cubre cualquier riesgo personal, por ejemplo, un seguro de vida, lo normal es que el tomador y la persona asegurada sean la misma, puesto que se trata de una persona que desea cubrir su fallecimiento para dejar una compensación económica al beneficiario del seguro, que será una persona distinta, normalmente un familiar. 

Mientras que, cuando nos referimos a seguros que cubren daños en objetos materiales, por ejemplo, un seguro de coche, lo normal es que el tomador y el asegurado no sean necesariamente la misma persona. Vemos muchos casos en los que el tomador son los padres y el asegurado el hijo.  

El tomador se caracteriza por ser el que paga la prima del seguro y este puede o no ser el asegurado, siendo este último el que está cubierto por el seguro. 

 Revisa siempre el contrato

Cuando contratamos cualquier seguro siempre nos surgen dudas ya que interpretar una póliza de seguro no es tarea fácil, pero debemos intentar resolverlas antes de firmar cualquier contrato. 

En este quedara vigente siempre el nombre del tomador, del asegurado y del beneficiario, y estarán especificadas todas las obligaciones y derechos que tenga cada uno.  

Algo que siempre nos preocupa a la hora de contratar un seguro son las coberturas. Por ejemplo, en el momento de contratar un seguro de vida todos dudamos sobre cuánto dinero deberíamos estar asegurando.

En Livetopic te ayudamos a resolver esta duda y muchas otras: 

Revisar con detención los apartados y aprender a interpretar la póliza de tus seguros.

Puede parecerte un proceso que requiere tiempo pero resulta totalmente necesario si queremos asegurarnos de que nuestros posibles riesgos están cubiertos de forma correcta. 

En Livetopic te ayudamos a asegurar tu futuro. Obtén tu Planificación Financiera y analizaremos tu caso para poder darte las mejores recomendaciones en función de tus necesidades personales. 

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: