¿Me interesa invertir en un depósito a plazo fijo?

Si has conseguido ahorrar una cierta cantidad de dinero lo más probable es que te estés preguntando qué opción es la mejor para guardar ese dinero o en qué podrías invertirlo. Entre las múltiples opciones que te proporcionarán en el mercado te encontrarás con los depósitos a plazo fijo.

Los depósitos a plazo fijo son productos muy ofertados en el mercado financiero, pero ¿sabes cómo funcionan?

En caso de que tengas dudas, no te preocupes. En este artículo te explicaremos de forma clara todo lo que necesitas saber para poder entender el funcionamiento de este tipo de productos y de esta forma podrás valorar si se adapta a lo que estás buscando. 

¿Qué es un depósito a plazo fijo?

Un depósito a plazo fijo es un producto financiero que consiste en la entrega de una determinada cantidad de dinero a una entidad bancaria durante un periodo de tiempo determinado.

Una vez finalice ese plazo, la entidad nos devolverá nuestro dinero más unos determinados intereses pactados previamente.  

Otra opción para cobrar los intereses es recibirlos de forma periódica a lo largo del periodo de tiempo que dure esta operación.  Estos intereses se expresarán en forma de porcentaje sobre el dinero que hayamos depositado.

Cuando introducimos nuestro dinero en un depósito a plazo fijo este queda inmovilizado durante el periodo de tiempo que hayamos pactado en el momento de su contratación. Podremos retirar nuestro dinero una vez llegada la fecha de vencimiento.  

Claves para entender el funcionamiento de un depósito a plazo fijo

Ahora que ya conocemos la definición de un depósito a plazo fijo, tendremos que ir más allá y centrarnos en ciertas claves a la hora de entender cómo funcionan este tipo de productos financieros:

1. El riesgo en los depósitos a plazo fijo

El riesgo es siempre un factor clave para cualquier producto relacionado con las finanzas, ya que, no todos los productos tienen el mismo nivel de riesgo y dependiendo de cuál sea nuestro perfil inversor elegiremos una opción u otra.

Los depósitos a plazo fijo se caracterizan por contar con un nivel de riesgo reducido.

En este tipo de productos la rentabilidad y el capital invertido están asegurados.

Los depósitos a plazo fijo están respaldados por el Fondo de Garantía de Depósitos creado en 2011, este se encarga de garantizar hasta un máximo de 100.000 euros por depositante y entidad bancaria.

2. La rentabilidad

Cuando estamos buscando alternativas para invertir nuestros ahorros, la rentabilidad es otro concepto fundamental. Todos queremos obtener una cierta rentabilidad cuando realizamos alguna operación de este tipo.

La rentabilidad de un depósito a plazo es fija, se conoce de antemano. En el momento de su contratación nos especificarán este valor.

El capital está garantizado, al llegar al momento de vencimiento el inversor recibirá el dinero invertido junto con los intereses pactados.

3. Contratación de un depósito a plazo fijo

Los depósitos a plazo fijo son un tipo de producto muy sencillo a la hora de contratarlo, ya que el proceso suele ser rápido y fácil de formalizar.

En cualquier entidad nos proporcionarán ofertas de este tipo de producto, en ellas nos explicarán sus condiciones y nos especificarán qué datos necesitarán para formalizar el contrato.

4. Los intereses

El tipo de interés es el precio que una entidad financiera nos pagará por la cantidad de dinero que decidamos depositar. 

Recuerda que, a pesar de que por lo general nos enseñarán los valores del TIN, a lo que realmente debemos prestar atención es a la TAE ya que nos ayudará a comparar todas las ofertas de las distintas entidades.

Al comparar entre distintos depósitos será necesario que estos tengan el mismo plazo de vencimiento.

El interés que nos ofrezcan dependerá del mercado y de la necesidad de las entidades de captar fondos. Lo normal es que nos ofrezcan un tipo de interés fijo, pero cada vez es más habitual encontrarnos con tipos variables o mixtos.

5. La fiscalidad

En los depósitos bancarios solo tributan los intereses generados no el capital que depositamos en este. A la hora de realizar la declaración de la renta estos se consideran rendimientos de capital mobiliario.

Estos intereses no se suman a los rendimientos obtenidos por nuestra actividad laboral o cualquier otra actividad económica, por lo que no afectan a nuestra base imponible general. 

Algo que debemos tener siempre en cuenta es que, en el momento de percibir los intereses por el depósito, Hacienda nos retendrá un porcentaje determinado.

Estas retenciones se realizan de forma automática, de modo que cuando el banco te page los intereses generados tendrán restados este descuento fiscal.

Nuestro consejo

La rentabilidad de este tipo de depósitos en los últimos años ha experimentado una bajada considerable debido a la limitación que el Banco de España ha marcado para los tipos de interés de este tipo de productos.

Este tipo de interés ha bajado todavía más este último año, por lo que las rentabilidades de este tipo de productos son prácticamente nulas.

Existen muchos otros productos que pueden ayudarte a cumplir tus objetivos de ahorro e inversión, en Livetopic te ayudamos a conocer cuál es el que mejor se adapte a tu situación personal:

recomendacion-productos-deposito-plazo-fijo

Puedes pensar que cualquier otra opción es más arriesgada, pero esto no es así.

Existen muchas formas de invertir tu dinero sin tener que correr grandes riesgos, puedes valorar la opción de contratar un fondo garantizado, un fondo de renta fija o un seguro de ahorro.

Entra en Livetopic y analizaremos tu caso para poder darte recomendaciones adaptadas a tu perfil inversor y a tus necesidades reales.

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: