Consejos para evitar aprietos financieros tras el nacimiento de un hijo

Tener un hijo supone muchas alegrías, nuevas responsabilidades y también un gasto que hay que prever. Para evitar aprietos financieros tras el nacimiento de un hijo, lo mejor es comenzar a planificar y a tomar medidas desde el mismo momento en el que se decide aumentar la familia.

Una buena planificación financiera permitirá afrontar con desahogo los gastos de los primeros años del niño, que es cuando se tiene que hacer un mayor desembolso. Hay que pensar en cuna, coche, sillita para el vehículo, trona, guardería, ropa que dura apenas unas semanas, etc.

Son gastos que se han cuantificado. De hecho, hay estudios que ponen de manifiesto que el gasto anual por el cuidado de un hijo en los tres primeros años de vida supera los 14.000 euros. Entonces, ¿cómo podemos evitar aprietos financieros tras el nacimiento de un hijo? Seguir los siguientes consejos te permitirá afrontar esos gastos.

Consejos para evitar aprietos financieros tras el nacimiento de un hijo

Anticipa los gastos

No esperes hasta que el bebé esté a punto de nacer o tengas que hacer las primeras compras para presupuestar los gastos. Puedes adelantarte haciendo una previsión aproximada. Esto te permitirá comprobar si puedes hacer frente sin problemas a esos gastos o tienes que tomar medidas para obtener más ingresos y maximizar el ahorro.

Comenzar a ahorrar con bastante antelación te permitirá disponer de un colchón financiero que podrás utilizar más adelante, cuando tengas que hacer frente a los gastos más importantes. Si eres previsor, con aportar una pequeña cantidad mensual conseguirás evitar aprietos financieros tras el nacimiento de un hijo.

Ajusta el presupuesto

Si el análisis de tu situación financiera actual y la previsión de gastos te hacen pensar que puedes tener alguna dificultad económica, cuanto antes tomes medidas, mucho mejor. Es el momento de revisar en profundidad tus gastos comunes para intentar ajustar el presupuesto.

No quiere decir que tomes medidas drásticas, pero pequeños esfuerzos te permitirán un ahorro que puede ser significativo. Puedes evitar el café y el pincho de media mañana, usar más el transporte público y menos el coche o revisar contratos para ver si puedes rebajar algunas facturas.

Busca cómo reducir gastos inevitables o conseguir ayudas

Otra medida para evitar aprietos financieros tras el nacimiento de un hijo es rebajar, en la medida de lo posible, algunos gastos inevitables. Pregunta a amigos o conocidos si te pueden prestar, o incluso vender, la cuna, la trona o la sillita para el coche. O puedes buscar artículos de segunda mano.

Además, puedes ajustar el presupuesto en ropa y calzado. No gastes más de lo estrictamente necesario, los bebés crecen rápidamente y apenas lo utilizarán. También ahorrarás si, en lugar de comprar algunas comidas, la preparas tú mismo.

Por otra parte, busca la posibilidad de solicitar algún tipo de ayuda. Hay instituciones que ofrecen “cheques-bebé” y algunas empresas conceden también ayudas, por ejemplo, para guardería.

Planifica el permiso de maternidad y los meses posteriores

Valora económicamente la vuelta al trabajo y los gastos adicionales.

Muchos padres tienen que dejar a sus hijos en la guardería cuando se reincorporan a sus puestos de trabajo. Si es tu caso, visita varios centros, públicos y privados, y compara costes. Las diferencias pueden ser significativas.

Y si es posible, acumula los periodos de vacaciones y horas de lactancia para alargar el permiso de maternidad lo máximo posible y retrasar costes extra mientras mantienes tus ingresos del trabajo.

Ten en cuenta, además, que según la nueva normativa, el permiso de paternidad desde 1 de abril de 2019 se ha ampliado de 5 a 8 semanas; y se espera que se siga ampliando de forma progresiva hasta las 16 semanas en 2021, equiparándose con el permiso de maternidad. De forma que, esta nueva medida permitirá también retrasar la vuelta al trabajo de los padres o compaginarla con la baja maternal para disponer de mayor tiempo para cuidar a los hijos sin merma de los ingresos.

Otros padres, por el contrario, prefieren o por necesidad tienen que quedarse en casa para cuidar del nuevo miembro de la familia. Piensa mucho antes de renunciar a un trabajo. La pérdida de un ingreso puede suponer dificultades para las finanzas familiares.

Revisa también coberturas y precios si tienes pensado incluir a tu hijo en una póliza sanitaria privada.

Evita abusar de la tarjeta y deuda

No tener ingresos suficientes en los primeros meses de vida de un bebé es espantoso, pero usar la tarjeta de crédito o préstamos personales para salvar la situación es arriesgado. Trata de no depender de la tarjeta para no crearte nuevas deudas.

Y si no tienes más remedio que usar este tipo de financiación, una vez que vuelvas al trabajo, ajusta tu gasto para vivir de los ingresos y reducir las deudas.

Afrontar sin agobios el nacimiento de un hijo es posible con planificación.

Si estás pensando en aumentar tu familia, ahora es el momento de solicitar tu pasaporte financiero y conocer a nivel financiero tu situación actual, capacidad de ahorro y posibles riesgos, así como recomendaciones personalizadas para que cuando llegue el nuevo bebé solo tengas que pensar en él.

 

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: