¿Has hecho una amortización anticipada de la hipoteca a final de año?

Esta es una práctica muy habitual a finales de año, casi tanto como las aportaciones extraordinarias a los planes de pensiones. Esta práctica viene motivada por un posible beneficio fiscal, algo que si bien se mantiene en los planes de pensiones, poco a poco va desapareciendo en las hipotecas dado que se da sólo en aquellas que permitieron en su momento deducciones por compra de 1ª vivienda que además venían previamente bonificadas con las “famosas” cuentas vivienda.

A la hora de amortizar un préstamo o hipoteca (independientemente del momento del año que sea) debemos saber que opciones tenemos:

  • Mantener cuota: Si amortizamos una cantidad, y seguimos pagando lo mismo al mes, el tiempo de duración de la hipoteca bajará. (meses o años en función de lo amortizado).
  • Mantener tiempo: Si amortizamos una cantidad, y mantenemos el plazo de la hipoteca, nuestra cuota mensual bajará.
  • Amortizar sólo capital o capital e intereses: Si amortizamos solo capital, conseguimos bajar nuestra deuda íntegramente en esa cantidad, Si amortizamos ambas cosas, nuestra deuda será mayor. Además, la cantidad de intereses que pagamos siempre se calcula en base al capital pendiente, por lo que a menor capital menos interés pagaremos.

Por tanto, nuestra recomendación general es amortizar solo capital y manteniendo cuota (dado que si podemos amortizar es que podemos ahorrar). De esta manera bajamos el tiempo de duración de nuestra hipoteca y, por tanto, reducimos incertidumbre futura.

Ahora bien, ¿es aconsejable destinar todo nuestro ahorro a la amortización de la hipoteca?

Desde nuestro punto de vista, no es lo más adecuado por varias razones:

  • Por imprevistos: Siempre es bueno tener una cantidad ahorradaque nos permita utilizarla en caso de que nuestra situación empeore. Por mucha cantidad que hayamos amortizado, siempre debemos tener en cuenta que al tercer recibo consecutivo que no paguemos de nuestra hipoteca, se procederán a iniciar los trámites para la ejecución inmobiliaria.
  • Por rentabilidad: Desde un punto de vista financiero estamos en un momento de tipos de intereses muy bajos (Euribor en negativo) algo que no debería invitar a amortizar. En periodos de tipos bajos es mejor tener deuda y no amortizar. Lo contrario que en momentos de tipos altos en que se aconseja reducir la deuda.

Veamos un ejemplo:

Tenemos una hipoteca con tipo de interés de Euribor +0,50. (el Euribor está en negativo por lo que se toma como base 0). Por tanto, el tipo de interés de nuestra hipoteca es 0,50%. Por otro lado, tenemos en el mercado un depósito a plazo fijo a 1 año, que nos da un interés de 1,25%.

Desde un punto de vista financiero, es mejor no amortizar y utilizar la cantidad destinada a amortizar para contratar este depósito.

Ahora bien, incluso esta operación no sería del todo redonda porque, aunque “ganemos dinero” con ella, realmente no es así por el efecto de la inflación. En España el 2018 cierra con un IPC del 1,2%, por lo tanto, como dice el refranero español “lo comido por lo servido”. Deberíamos buscar rentabilidades superiores a la inflación para que la operación fuese más beneficiosa para nosotros.

Por tanto, debemos decir como regla general y de modo sencillo, que con tipos bajos igual o por debajo de la inflación, no es lo más idóneo amortizar, y con tipos de interés superiores a la inflación si deberíamos amortizar. En base a esta afirmación podemos pensar en una tercera alternativa interesante:

¿Amortizar y contratar un plan de pensiones?

Puede ser una gran solución. Si conseguimos ahorrar o tenemos algún ingreso extra que permita amortizar, podemos plantearnos contratar un plan de pensiones.

Como hemos dicho anteriormente los tipos de interés están en niveles bajos por lo que amortizar no es, en estos momentos, la mejor opción. Sin embargo, si contratamos un plan de pensiones es muy probable que obtengamos rentabilidades medias superiores a la inflación (media 3,5%). Además, recordemos que las ventajas fiscales de los planes de pensiones nos pueden permitir obtener un dinero extra con las devoluciones en IRPF. Recordemos a modo de ejemplo que un ciudadano con un tipo marginal del 24% puede recuperar 240 euros por cada 1.000 € aportados. Esa cantidad que nos “devuelva” Hacienda es lo que podríamos utilizar para amortizar la hipoteca.

Por tanto, una buena combinación, nos permite con la misma cantidad de dinero, tenerlo disponible para un imprevisto, obtener rentabilidades superiores a la inflación y amortizar nuestra hipoteca (con las devoluciones de Hacienda)

Estos cálculos podemos hacerlos de forma más detallada conociendo muy bien nuestra situación financiera. Para ayudarte en esta labor, livetopic pone a tu disposición su algoritmo de análisis que te permitirá obtener tu Pasaporte Financiero, hacer un análisis de tu situación y recibir las mejores recomendaciones para asegurar tu futuro.

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: