Descobertura en el Momento de tu Jubilación

Llegó el día…. ese día tan esperado… te has Jubilado…

La jubilación es un hito en la vida de las personas que merece la máxima atención y que debe ser planificada con mucha antelación y constancia. Tanta antelación como desde los primeros pasos en el mercado laboral.

España cuenta con un sistema público de pensiones, englobado en lo que se conoce como “primer pilar de la previsión social”, que garantiza a todos aquellos que han contribuido al mismo un elevado nivel de protección en la jubilación.

¿Por qué necesito un Plan de Pensiones?

La jubilación supone, respecto a la etapa como trabajadores en activo, una pérdida considerable de ingresos, ya que la pensión pública solo cubre un porcentaje de esos ingresos que teníamos con anterioridad a la jubilación.

Además, es previsible que esta “brecha” de ingresos tienda a ensancharse en próximas décadas pues, si bien es cierto que el sistema de pensiones se encuentra en pleno proceso de reformas para garantizar su suficiencia y su sostenibilidad, ejemplos de países cercanos que se encuentran más avanzados en sus procesos de reforma nos llevan a concluir que tendemos hacia un sistema en el que la pensión pública pierde algo de peso en favor de la previsión privada.

Por tanto, es seguro que necesitaremos contar con un ahorro privado para complementar nuestra pensión pública si queremos en la jubilación disfrutar de un nivel de vida parecido al que teníamos antes de cesar nuestra vida laboral.

¿Qué capital deberé haber acumulado llegada mi jubilación?

Dependerá fundamentalmente de dos factores:

  • De la cobertura respecto al último salario en activo que suponga nuestra pensión. Esto se conoce como tasa de sustitución y en España, para una pensión media, ronda aproximadamente el 80%, siendo una de las tasas más elevadas de los países de nuestro entorno. Esto significa que, por ejemplo, una persona con un salario previo a la jubilación de 1.500 euros obtendría una pensión aproximada de 1.200 euros. Sin embargo, el hecho de existir una pensión máxima establecida por ley hace que personas con salarios más elevados tengan una tasa de sustitución menor. Por ejemplo, una persona con un salario mensual de 4.000 euros no podría cobrar más de los 2.560 euros mensuales establecidos como tope, enfrentándose en este caso a una tasa de sustitución del 64%. Esta persona deberá hacer un esfuerzo mayor para complementar la pensión pública si quiere mantener el nivel de vida tras la jubilación.
  • De dónde fijemos nuestras necesidades y nuestro nivel de vida tras la jubilación. Normalmente se tiende a pensar que una vez jubilados, nuestros gastos se reducen considerablemente. Sin embargo no es cierto en muchos casos, y lo que realmente ocurre es que los gastos se transforman, pasando de partidas de gasto propias del trabajo activo a partidas de gasto propias de personas con más tiempo libre que no quieren renunciar a disfrutarlo. Además surgen nuevos gastos relacionados con los cuidados personales y sanitarios.

Es por esto que en Livetopic te mostramos tu Descobertura en el momento de tu jubilación (Diferencia entre lo que ganabas antes de tu Jubilación y lo que cobrarías por tu Pensión) y puedas tomar medidas para minimizar esta Descobertura y mantengas tu Nivel de Ingresos.

Fuente: BBVA y Redacción Propia

Guardar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s