¿Cuánto puedes permitirte pagar por tu vivienda? La regla del 28/36

¿Cuánto puedes permitirte pagar por tu vivienda? Ya sea a través de una hipoteca o con un alquiler, la regla del 28/36 te será de gran ayuda para poder responder a esta pregunta.

Esta regla analiza la relación entre nuestras deudas y nuestros ingresos para que, aunque nos parezca casi imposible, podamos estimar cuánto dinero necesitamos realmente para pagar nuestra vivienda sin que esto afecte a nuestras finanzas personales.

Seguro que sí estás planteándote comprar una casa o bien, independizarte y alquilar una vivienda por tu cuenta, tienes dudas y no paras de pensar si el precio de esta será demasiado elevado.

Con la regla del 28/36 podrás salir de dudas de forma rápida y sencilla. ¡Vamos a verlo!

¿Qué es la regla del 28/36?

Cuando empezamos a valorar qué hipoteca podemos permitirnos nos centramos en analizar la relación existente entre nuestros ingresos, nuestras deudas y gastos. La regla del 28/36 no es más que una alternativa para valorar una relación adecuada entre estas partidas.

La regla del 28/36 defiende que nuestros gastos de vivienda no deben exceder al 28% de nuestros ingresos brutos mensuales y por otro lado, que nuestras deudas totales (incluyendo tarjetas de crédito, préstamos, o la cuota de pago de nuestro vehículo) no deben ser superiores al 36% de nuestros ingresos brutos mensuales.

Hay que tener en cuenta que dentro de los gastos de vivienda se incluyen múltiples partidas como pueden ser el pago de las facturas por suministro, los gastos en mantenimiento, el pago de la comunidad, etc.

Si todavía no tienes claro qué cantidad de tus ingresos destinas a cada uno de tus gastos, en Livetopic te ayudamos:

analsisi-financiero-para-aplicar-la-regla-del-28-36

¿Cómo podemos aplicar la regla del 28/36?

Entonces… ¿Cómo podemos aplicar la regla del 28/36 para saber cuánto dinero podemos permitirnos pagar por nuestra vivienda?

Imaginemos que nuestros ingresos brutos mensuales son de 2.000 €, si aplicamos esta regla sacaremos las siguientes conclusiones: nuestros gastos de vivienda no deben exceder los 560€/mes  (2.000 x 0,28) y nuestros pagos mensuales de deuda no deben ser superiores a 720€/mes (2.000 x 0,36).

Podemos realizar estos simples cálculos para hacernos una idea aproximada de cuánto podemos permitirnos gastar como máximo en nuestra vivienda. Según esta regla el coste de nuestra vivienda y el total de nuestras deudas nunca debería ser superior al 64% de nuestros ingresos brutos.

Ten en cuenta que estas cifras tendrán que ir ligadas a la situación financiera personal de cada persona, no todos tenemos las mismas partidas de gastos y siempre debemos intentar destinar una parte de nuestros ingresos al ahorro. Al final, esta regla nos sirve como guía orientativa.

Otras reglas similares

Puede que esta sea la primera vez que escuchas hablar de la regla del 28/36 pero estamos seguros de que hay otra regla que sí conoces y con la que también puedes estimar cuánto dinero puedes permitirte gastar en tu vivienda: la regla del 30%. 

Entonces… ¿Con cuál nos quedamos?

Hay que tener en cuenta que a la regla del 30% está pensada para valorar la cantidad que una familia puede gastar en su vivienda de forma que este gasto no sea un impedimento a la hora de afrontar cualquier otro tipo de gasto y a la vez, poder destinar una parte de sus ingresos al ahorro.

Pero la regla del 28/36 también tiene en cuenta otro tipo de gastos y deudas ya que en el apartado de deudas podemos incluir también, por ejemplo, las tarjetas de crédito o cualquier otro préstamo. Esta opción es muy útil para aquellas personas con una situación de endeudamiento superior. 

Ambas opciones son válidas para utilizar como guía siempre y cuando las ajustes a tu situación financiera personal.

¿Qué pasa si mi deuda supera el umbral de la regla del 28/36?

Tranquilo, ¡todo tiene solución!

Si tras aplicar esta regla la viabilidad de adquirir o alquilar una vivienda está por encima de tus posibilidades, necesitarás replantearte tu situación financiera y empezar a buscar alguna opción para poder mejorar la relación actual entre tus ingresos y deudas.

La mejor solución es empezar a elaborar un presupuesto que nos ayude a tener claro en qué estamos gastando nuestro dinero y a partir de ahí empezar a eliminar gastos innecesarios para mejorar nuestra capacidad de ahorro.

Una vez empecemos a sanear nuestra situación financiera personal, necesitaremos crear un plan para eliminar o reducir nuestras deudas, en este artículo os explicamos cómo hacerlo.

Si quieres poner a punto tus finanzas para poder comprar o alquilar una nueva vivienda, en Livetopic te ayudamos. Obtén tu Planificación Financiera gratuita y analizaremos tu caso para darte las recomendaciones que necesitas.

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: