Estos son los distintos tipos de jubilación que existen

Al igual que no todos tenemos las mismas condiciones laborales, la jubilación no siempre es igual para todos, actualmente en España existen varios tipos de jubilación.

Dependiendo de varias condiciones como pueden ser: nuestra edad, nuestros años cotizados o incluso de nuestras preferencias, tendremos derecho a acceder a un tipo de jubilación u otra.

Conocer los distintos tipos de jubilación establecidos por ley en España es esencial independientemente de cuál sea tu situación personal, gracias a esto podremos elegir la jubilación que mejor se adapte a nuestras preferencias y a nuestra situación en concreto.

Analizamos todos los tipos de jubilación, a continuación.

¡Empezamos!

Factores clave a la hora de definir los tipos de jubilación

Dependiendo de nuestra situación y de las condiciones que tengamos durante nuestra vida laboral, podremos optar a un tipo de jubilación u otra.

Por ley, en España existe una gran variedad de tipos de jubilación que necesitamos conocer para saber cuál es el tipo que nos corresponde dada nuestra situación y analizar así, qué opción es la que más nos compensa una vez llegado el momento.

Los factores clave que más influyen en el tipo de jubilación que nos correspondería suelen ser: la edad a la que vamos a jubilarnos, la carencia genérica o años que tengamos cotizados, la situación laboral que tengamos o bien, otros requisitos u observaciones a especificar. Como puede ser, por ejemplo, los coeficientes reductores a aplicar.

Los tipos de jubilación existentes en España

Dependiendo del tipo de jubilación, nuestra pensión será una u otra, por lo que conocer los principales tipos de jubilación que existen actualmente en España es de vital importancia:

1. Jubilación ordinaria

Las jubilaciones ordinarias son sin duda, las más habituales, representando al rededor de un 60% del total de jubilaciones en España. 

Una jubilación ordinaria es aquella que se produce a la edad legal de jubilación estipulada.

Uno de los requisitos clave para poder acceder a una jubilación ordinaria es haber cotizado al menos 15 años a la Seguridad Social, de los cuales, al menos dos deben haber sido durante los 10 años previos a la jubilación. Al cumplir ambos requisitos podremos pasar al cálculo habitual para conocer cuál será  nuestra futura pensión de jubilación.

Si todavía no sabes cuál será tu pensión, en Livetopic te ayudamos:

escenario-jubilacion-teniendo-en-cuenta-los-distintos-tipos-de-jubilacion

2. Jubilación parcial

Se considera jubilación parcial aquella que se inicia tras cumplir los 60 años, simultánea con un contrato de trabajo a tiempo parcial y vinculada o no con un contrato de relevo celebrado con un trabajador en situación de desempleo o que tenga concertado con la empresa un contrato de duración determinada.

El acceso a este tipo de jubilación no sólo depende de las preferencias del trabajador, sino también de la empresa.

Otras condiciones clave para poder acceder a la jubilación parcial son:

  • El trabajador debe tener al menos 62 años y 8 meses y haber cotizado como mínimo 33 años. O bien, tener 61 años y 10 meses y haber cotizado 35 años o más.
  • La reducción de la jornada laboral debe ser entre un 25% y un 50% sin necesidad de una jornada simultánea con el contrato de relevo.
  • Necesitamos tener cotizados al menos 15 años y que, al menos, 2 de estos sean anteriores al momento de la jubilación.

En resumen, la jubilación parcial implica percibir un porcentaje de la pensión que nos correspondería dadas nuestras condiciones laborales mientras que a la vez, seguimos trabajando a tiempo parcial y obteniendo un salario por ello. De esta forma, conseguimos ingresos de las dos entidades sin jubilarnos por completo.

3. Jubilación flexible

En este tipo de jubilación, el trabajador también puede compatibilizar su pensión de jubilación con un contrato laboral de tiempo parcial, siempre y cuando se cumplan ciertos límites establecidos.

A diferencia del caso de la jubilación parcial, este tipo de jubilación sólo se lleva a cabo una vez se ha cumplido la edad de jubilación legal y se ha hecho efectiva la jubilación del trabajador.

En este caso, también es necesario haber cotizado un mínimo de 15 años.  

4. Jubilación anticipada

Este tipo de jubilación es aquella en la que el trabajador se jubila antes de cumplir la edad legar para el retiro laboral.

La jubilación anticipada trae consigo ciertas reducciones en nuestra pensión de jubilación y cabe destacar que dentro de esta, podemos diferenciar entre jubilación anticipada voluntaria e involuntaria:

  • En el caso de la jubilación anticipada voluntaria: el trabajador deberá tener una edad que sea inferior en 2 años, como máximo a la edad legal de jubilación, tener cotizados al menos 35 años. La pensión en este caso variará con respecto a una jubilación ordinaria, esta se calculará aplicando a la base reguladora el porcentaje general según los años cotizados y el coeficiente reductor que corresponda.
  • Por otro lado, tenemos el caso de las jubilaciones anticipadas forzosas. Este tipo de jubilación se produce por el despido involuntario de un empleado. Para acceder a ella necesitamos tener una edad inferior en 4 años a la edad legal de jubilación, estar inscrito como demandante de empleo al menos seis meses antes de la solicitud de jubilación y acreditar al menos, 33 años cotizados.

Ten en cuenta que, al acogerte a este tipo de jubilación con la nueva reforma de pensiones, tendrás que asumir ciertos coeficientes reductores.

5. Jubilación demorada

Este otro tipo de jubilación se caracteriza por ser una modalidad en la que el trabajador opta por retrasar su jubilación más allá de la edad legal de forma voluntaria. Con la jubilación demorada el trabajador elige la opción de acceder a su pensión de jubilación más tarde.

Al optar por la opción de una jubilación demorada, el pensionista tendrá derecho a percibir un porcentaje adicional en su pensión de jubilación. Este porcentaje suele ir desde un 2% anual hasta un 4% para aquellos a los que se les aplique la legislación posterior al 1 de enero de 2013.  

Para acceder a la jubilación demorada y que se sume el porcentaje correspondiente a la pensión del trabajador que opte por retrasar la edad de jubilación será necesario que este cumpla con los requisitos de jubilación necesarios a la hora de retirarse laboralmente. Además, será necesario que este tenga cotizados al menos 15 años cuando este alcance la edad legal de jubilación.

6. Jubilación activa

Por último, la jubilación activa. Esta se caracteriza por permitir a los trabajadores que así lo prefieran seguir trabajando tras jubilarse y compatibilizar su salario con el cobro del 50% de su pensión de jubilación.

Para poder acceder a este tipo de jubilación será necesario haber cumplido la edad legal de jubilación y tener cotizado los años mínimos necesarios, de forma que tengamos derecho al 100% de la base reguladora. 

Cabe destacar que en este caso no se aplicarán los complementos por mínimos para completar el importe de pensión que estamos percibiendo, esta es una de las diferencias principales con respecto a la jubilación flexible.

Os compartimos la siguiente tabla de la Seguridad Social en la que podéis ver de forma resumida los diferentes tipos de jubilación existentes en España:

Fuente: Seguridad Social

Nuestro consejo para todos los tipos de jubilación

Independientemente del tipo de jubilación que elijas o que te corresponda dada tu situación, elaborar un plan que te ayuda a complementar tu futura pensión es imprescindible.

De esta forma nos aseguraremos de que contamos con los ingresos suficientes para poder mantener un nivel de vida similar al que tenemos actualmente y evitar así la pérdida de poder adquisitivo que solemos sufrir cuando nos jubilamos.

En Livetopic te ayudamos a elaborar un plan de jubilación adaptado a tu situación y a tus necesidades. Obtén tu Planificación Financiera gratuita para que podamos analizar tu caso y darte las recomendaciones que necesitas para asegurarte una jubilación tranquila.

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: