Ratios que necesitas conocer antes de invertir en un fondo

Cuando valoramos distintos fondos de inversión, en los folletos informativos nos encontramos con ratios que la mayoría de veces no conocemos o no entendemos.

Centrarnos únicamente el en porcentaje de riesgo asociado y en el porcentaje de rentabilidad estimada no es suficiente.

Conocer y entender estos ratios es clave para poder tomar una decisión acertada. A continuación, te explicamos de forma fácil y clara cómo funcionan los ratios clave que necesitas conocer antes de invertir en un fondo. ¡Empezamos!

¿Por qué nos resulta tan complicado valorar la rentabilidad de un fondo?

A pesar de que todos podemos invertir y, por suerte, no necesitamos ser expertos en el tema para hacerlo, muchos todavía lo ven como algo demasiado complicado. Esto hace que nos sintamos inseguros y al final acabemos dejando la opción de invertir para un futuro que nunca llega.

No necesitamos ser expertos en finanzas para poder invertir, pero sí necesitamos conocer algunas claves que nos ayuden a tomar decisiones que no pongan en peligro nuestras finanzas personales.

La falta de Educación Financiera es el motivo principal por el que consideramos tan complicado elegir una alternativa de inversión acertada.

Desde Livetopic te ayudamos a dejar atrás el miedo a invertir. Te ofrecemos un análisis detallado de tu situación financiera y te damos recomendaciones para que poner tu dinero a trabajar te resulte más fácil que nunca:

recomendacion-pias-y-fondo-de-inversion

Ratios clave para valorar fondos de inversión

Para que te sientas más seguro a la hora de elegir entre los distintos fondos de inversión, solo necesitas entender unos ratios clave.

Te lo ponemos fácil, te explicamos de forma fácil y clara los ratios más importantes para poder elegir un fondo de inversión adaptado a tus preferencias:

1. Volatilidad

La volatilidad es uno de los indicadores más conocidos, siempre lo encontraremos en los folletos de cualquier fondo de inversión.

Este es un ratio perfecto para medir el riesgo de un fondo de inversión, también es conocido como la desviación típica o estándar.

Para entenderla debemos fijarnos en su valor:

  • Cuánto más elevada sea la volatilidad o la desviación típica, mayor será el riesgo del fondo.
  • Cuánto más reducida sea la volatilidad o la desviación típica, menor será el riesgo del fondo.

La volatilidad depende de varios factores, como pueden ser, por ejemplo, el tipo de activo en el que invertimos, los mercados en los que operamos o el vencimiento de la inversión.

2. La Beta

La Beta nos ayuda a medir la volatilidad de un fondo en relación a su índice de referencia. Representa el riesgo relativo del fondo, es decir, el que está relacionado con el índice de referencia.

Con este indicador podemos saber la variación del valor liquidativo del fondo para un movimiento determinado del mercado.

Por ejemplo, si β es igual a 1,1 quiere decir que variará 1,1 veces la variación del mercado, es decir, si el mercado sube un 10%, el valor del fondo lo hará en un 11%.

El valor de Beta podrá ser:

  •  β = 1, si el fondo se mueve a la par con su índice.
  • β < 1, si el fondo tiene una menor volatilidad que su índice. Es menos arriesgado.
  • β > 1, si el fondo tiene una mayor volatilidad que su índice. Es más arriesgado.

3. Alfa

Este ratio se utiliza para medir la rentabilidad adicional que obtiene un fondo con respecto al índice de referencia.

Se calcula de una forma muy simple, solo necesitamos restar el rendimiento real y el rendimiento esperado. Es decir, nos indica la diferencia entre el retorno actual y la rentabilidad esperada, dado un nivel de riesgo determinado por beta.  

  • Si α < 0 el rendimiento real obtenido de la inversión es menor al rendimiento esperado.
  • Si α > 0 el rendimiento real obtenido de la inversión es mayor al rendimiento esperado de esta.

4. Ratio de Sharpe

Este ratio nos ayuda a entender la relación que existe entre el riesgo y la rentabilidad de un fondo de inversión. 

Nos permite medir el retorno del fondo respecto al riesgo asumido. Su fórmula tiene en cuenta la rentabilidad esperada del fondo, la rentabilidad ofrecida por un activo libre de riesgo y la volatilidad:

Ratio de Sharpe = (Rentabilidad del activo – Rentabilidad del activo libre de riesgo)/Desviación típica de la rentabilidad

Cuanto mayor sea el resultado de este cálculo, más atractiva resultará la inversión. En caso de obtener un Ratio de Sharpe con valor negativo, deberíamos descartar la inversión.

5. El tracking error

Este ratio nos permite medir la diferencia entre la rentabilidad de un determinado fondo de inversión y su índice de referencia (benchmark). También se conoce como «riesgo gestor».  

Cuanto mayor sea el tracking error más se aleja el gestor de su índice de referencia.

  • En el caso de los fondos de gestión pasiva el tracking error debe ser reducido ya que se trata de un tipo de fondo que intenta replicar el índice de referencia.
  • Mientras que, en el caso de los fondos de gestión activa, el tracking error, cuanto más elevado mejor, ya que si el fondo es bueno y ha evolucionado de forma correcta, la rentabilidad adicional debe ser superior a la del índice de referencia.

Con estos cinco ratios claros podrás valorar los distintos fondos de inversión y elegir fácilmente una opción adaptada a tus preferencias y necesidades.  

Otra opción para poder contratar productos de inversión que te ayuden a conseguir tus objetivos es entrar en Livetopic y obtener tu Planificación Financiera gratuita. Nos encargaremos de analizar tu caso para poder darte las recomendaciones que necesitas para poner tu dinero a trabajar.

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: