¿Cuánto tardarías en triplicar tus ahorros? La regla del 115

Si alguna vez te has preguntado cuánto tiempo tardarías en lograr tus objetivos de ahorro al empezar a invertir, la regla del 115 será una gran solución. 

Tener una idea aproximada sobre el tiempo que tardaremos en hacer crecer nuestros ahorros gracias a la inversión nos resultará de gran ayuda a la hora de planificar nuestras finanzas personales. 

Con la regla del 115 podrás saber cuánto tiempo tardará el dinero que has invertido en triplicarse, o bien, conocer qué tipo de interés necesitarías para poder triplicar tu dinero. 

Es una regla matemática sencilla de entender, no necesitarás ser un experto para poder aplicarla. En este artículo te enseñaremos cómo funciona de forma fácil y te pondremos algún ejemplo para poder entenderla a la perfección. 

¿En qué consiste la regla del 115?

La regla del 115 es un método que se utiliza para poder hacer un cálculo que nos ayude a estimar cuánto tiempo tardaremos en triplicar el capital invertido. Esta regla se obtiene a través del cálculo del interés compuesto. 

Para poder estimar el tiempo que tardaremos en multiplicar por tres nuestros ahorros tendremos que dividir 115 entre el tipo de interés al que hemos decidido invertir nuestro capital. 

Otra regla popular con el mismo funcionamiento es la regla del 72. En este caso nos ayudará a calcular el tiempo que necesitaremos para duplicar el capital invertido.

Ambas reglas trabajan con el efecto del interés compuesto, ya que, para poder aplicar esta regla es indispensable que los beneficios generados en cada periodo de tiempo se reinviertan de nuevo.  

En Livetopic os enseñamos el efecto multiplicador que produce el interés compuesto sobre vuestros ahorros: 

interes_compuesto_regla_115

Un ejemplo para entender mejor la regla del 115

Para poder calcular el número de años que tardaremos en triplicar nuestra inversión inicial a través de la regla del 115, bastará con que apliquemos esta sencilla fórmula: 

115/ rentabilidad = años

Vamos a verlo con un par de ejemplos: 

Imaginémonos que tenemos una inversión con un interés del 2%, y queremos saber cuánto tiempo tardaríamos en triplicar el dinero que decidamos invertir con esa rentabilidad ofrecida. Para ello tendremos que dividir 115/2 y obtendremos el número de años aproximados que nos llevaría, en este caso serían 57,5 años. 

En caso de beneficiarnos de un tipo de interés más elevado, conseguiríamos triplicar nuestros ahorros en un periodo de tiempo más corto. Os ponemos otro ejemplo: 

Si nos ofrecen un tipo de interés del 6%, podríamos triplicar el capital inicial invertido en 19 años aproximadamente y llegar a duplicarlo (si utilizamos la regla del 72) en solo 12 años. 

Otra alternativa de uso para esta regla es utilizarla para poder saber qué porcentaje de rentabilidad necesitamos para triplicar nuestro dinero con una inversión de un número determinado de años. 

En este caso, la fórmula a utilizar será la siguiente: 

115/ Años = Rentabilidad

Os ponemos un ejemplo con la aplicación de esta fórmula: 

Si tenemos una inversión cuya duración es de 25 años, ¿qué tasa de rentabilidad necesitamos para poder triplicar nuestros ahorros? En este caso, necesitaremos una rentabilidad del 4,6% (115/25).

La regla del 115 no siempre funciona

Esta regla no se cumple al 100%, solo se trata de una estimación que nos ayudará a la hora de planificar la fecha de vencimiento de nuestros objetivos financieros y a la hora de tomar decisiones acordes a nuestro perfil inversor. 

Además, debemos tener en cuenta que esta regla no funciona cuando estamos hablando de inversiones con aportaciones periódicas. Este tipo de regla solo nos resultará útil para aquellas inversiones en las que el desembolso se realiza una única vez en el momento inicial. 

Con este método podemos conocer el rendimiento nominal de nuestras inversiones, pero no el rendimiento real. Esto se debe a que no se tiene en cuenta ni el efecto de los impuestos ni el efecto de la inflación.  

Esto hace que se convierta en una buena forma de estimación si estamos valorando la opción de invertir en productos de ahorro en los que podamos beneficiarnos del diferimiento fiscal, como puede ser un plan de pensiones, un fondo de inversión o bien, un PIAS.

También debemos destacar que con esta regla no tenemos en cuenta otros factores clave que afectan a nuestras inversiones, como es por ejemplo el riesgo que asumimos como inversores. 

 Entonces… ¿Para qué podemos utilizarla realmente?

A pesar de que esta regla no sea un método exacto para poder conocer cuánto tiempo tardaríamos en triplicar nuestros ahorros sí puede resultarnos de gran utilidad. 

Este tipo de teorías nos sirven como atajo para poder hacer nuestras propias estimaciones y planificar nuestras finanzas personales de forma mucho más acertada. 

En Livetopic te ayudamos a planificar tu futuro y a saber qué opciones son las mejores para hacer crecer tus ahorros. 

Obtén tu Planificación Financiera y te daremos las recomendaciones que necesitas. 

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: