¿Cómo tributan los seguros de vida?

El seguro de vida es un producto que aportará protección a tu familia ante una posible situación de dificultad económica, en caso de tu fallecimiento o a ti mismo en caso de invalidez o enfermedad grave.

A la hora de contratar este tipo de producto surgen múltiples dudas, entre ellas: ¿cuál es su fiscalidad? ¿cómo tributa este seguro? ¿qué cuestiones debo tener en cuenta de cara a la declaración de la renta? 

Un seguro de vida es un producto muy conocido por la mayoría de la población, pero existen muchas particularidades desconocidas de este tipo de seguro que debemos tener en cuenta antes de contratar un seguro de vida.

A continuación, podrás resolver tus dudas en cuanto a cómo tributan los seguros de vida.

Lo que debemos tener claro cuando hablamos de tributación de un seguro de vida

La tributación de los seguros de vida varía en función de cómo aparece el contribuyente en el contrato, esto es lo primero que debemos tener en cuenta. 

Esto quiere decir que debemos saber si uno es:

  • El tomador del seguro: esto es, el que paga la prima.
  • El asegurado: será la persona sobre la que recae el riesgo.
  • El beneficiario: que será la persona que reciba la prestación.

La tributación del seguro de vida dependerá de cada uno de estos perfiles.

Podrá tributar en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) o en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Diferentes casos en la fiscalidad de los seguros de vida según el perfil 

Cómo hemos visto, pueden existir diversos sucesos en cuanto a la tributación de un seguro de vida, dependiendo de quién sea el tomador del seguro.

A continuación, vamos a ver diferentes casos que pueden darse en materia tributaria cuando tenemos un seguro de vida:

El tomador del seguro de vida es el mismo que el beneficiario

Si se da este caso, la tributación recae en el IRPF. Tributa por la base del ahorro solo pagando por las ganancias generadas.

Este caso es uno de los más comunes, te ponemos un ejemplo para que puedas verlo más claro:

Una persona que ha contratado un seguro de vida con el objetivo de recibir una prestación de cara a la jubilación, pensando en su propio futuro, por lo que el beneficiario es el tomador del seguro.

En este caso, la tributación variará entre el 19% y el 23% dependiendo de la cantidad de dinero que suponga el beneficio generado durante la operación, en el momento de rendir cuentas con la Agencia Tributaria.

Cuando el beneficiario del seguro de vida es una tercera persona

Si se da este caso, la tributación recae en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Tras el fallecimiento del tomador del seguro, el beneficiario recibirá una determinada cantidad y se debe liquidar el Impuesto de Sucesiones

La cantidad a abonar dependerá de ciertos factores como la comunidad autónoma y el grado de parentesco con la persona fallecida. En este enlace puedes acceder a más información para saber como varía esta cantidad.

Como ves, saber cómo se encuentran tomador y beneficiario es crucial para entender cómo tributan los seguros de vida.

Cómo funciona la fiscalidad de los seguros de vida ahorro

Existen seguros de vida ahorro con características fiscales especiales, como pasa en el caso de un Plan individual de ahorro sistemático (PIAS) o con los Seguros Individuales de Ahorro a largo plazo (SIALPS).

Ambos productos tienen la particularidad de que el tomador, el asegurado y el beneficiario deben ser siempre la misma persona.

Los PIAS presentan ciertas ventajas fiscales que podrán verse claras en el momento del cobro, dado que el beneficio acumulado quedará exento de impuestos siempre que este se perciba, transcurrido al menos 5 años, en forma de renta vitalicia. 

Por otra parte, los SIALP también cuentan con otras ventajas fiscales, en este caso, estarán exentos de tributación sus rendimientos de capital mobiliario y se cobrarán transcurridos 5 años desde su constitución.

En caso de cobrar en forma de renta vitalicia, debes tener en cuenta que el porcentaje de la pensión a percibir disminuye cuanto más joven eres en el momento del cobro:

  • Si tienes menos de 40 años, deberás tributar el 40%
  • Pero si tienes más de 70 años, sólo tributarás el 8%

Como puedes ver, es una diferencia bastante considerable. 

Cómo funciona la fiscalidad de los seguros de vida riesgo

Los seguros de vida riesgo son aquellos en el que el capital asegurado se abona tras el fallecimiento del asegurado o tras sufrir una invalidez permanente

En el caso de producirse el fallecimiento, los beneficiarios suelen ser personas distintas al titular del seguro.

Si el tomador y el beneficiario son personas distintas, como te hemos mencionado anteriormente tributarán por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones

Por otra parte, si se trata de una invalidez, lo habitual es que el tomador y el beneficiario coincidan y tributen, por lo tanto, por el IRPF.

Lo más importante para tener claro cómo tributa un seguro de vida

A modo de resumen, si quieres saber cómo tributa un seguro de vida, recuerda que siempre deberás fijarte en lo siguiente: 

  • Debes tener claro quien es el beneficiario y quién el tomador, ya que dependiendo de esto tributarán por un impuesto u otro. 
  • Debes saber que la tributación también depende del tipo de seguro de vida que contrates, es decir, dependiendo de si estamos ante un seguro de vida-riesgo o un seguro de vida-ahorro.

Contratar un seguro de vida es sin duda una decisión importante, por lo que, contar con el consejo de un experto que te ayude a tomar la mejor decisión siempre es una buena opción. 

seguro-de-vida-pareja

Si quieres saber qué seguro se adapta mejor a tus necesidades y qué capital deberías asegurar, en Livetopic te ayudamos, solo tienes que obtener tu Pasaporte Financiero y nosotros te daremos las mejores recomendaciones para asegurar tu futuro. 

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: