10 cosas que siempre olvidamos incluir en el presupuesto de gastos mensual

Elaborar un presupuesto de gastos mensual es el primer paso para cuidar de nuestras finanzas y tomar decisiones adecuadas, esas que nos permitirán afrontar nuestro futuro financiero con mayor seguridad y estabilidad.

Un plan de gastos permite conocer cuánto dinero gastamos realmente al mes, a qué lo dedicamos y cuánto podemos ahorrar. 

Sin embargo, existen algunos gastos que se nos suele olvidar incluir pero que pueden ser importantes, de modo que nos hacen modificar el presupuesto de gastos mensual cada mes. 

¿Cuáles son esos gastos? Algunos son gastos que pensamos que no tenemos que incluir y otros que olvidamos porque se realizan de forma esporádica. Vamos a verlos. 

Qué no debes olvidar incluir en tu presupuesto de gastos mensual

1. Pequeños caprichos

Dejarse llevar de vez en cuando y concederse un pequeño capricho es necesario para que seguir un presupuesto de gastos mensual no sea sofocante. Estas pequeñas cosas pueden ser desde una revista, un bolso, o un café en esa cafetería moderna que acaban de abrir en tu calle. 

Lo habitual es no tener en cuenta estas cosas en los gastos, sin embargo, es más eficaz asignarse cierta cantidad mensual para pequeños caprichos que cada mes podamos gastar como queramos para que sea más fácil atenerse al presupuesto en otras categorías. 

2. Ocio

Lo mismo ocurre con el tema del ocio. No es razonable calcular los gastos mensuales sin considerar que varias veces al mes te apetecerá salir a comer, ver una película o tomar unas copas con los amigos. 

Incluir una cantidad para esas actividades de ocio y diversión que te mereces te ayudará a tener un presupuesto de gastos mensual más real y también a evitar sentirte culpable por gastar fuera de lo planeado. 

3. Ropa y calzado

Aunque no sigas las últimas tendencias en moda, la ropa y el calzado es un gasto habitual, sobre todo en ciertas temporadas. Y quizá lo tengas en cuenta cuando llega el momento de renovar el armario con el cambio de estación, pero, ¿y el resto del año? A veces surge un compromiso y necesitas ropa nueva, o puede que tu hijo dé un estirón inesperado.

Por eso, hay que incluir esta partida en el presupuesto, bien para gastar cada mes un poco y comprar cada mes algo nuevo, bien para reservar un poco de dinero cada mes para las compras anuales/semestrales. 

4. Facturas no mensuales

La luz, el agua o el teléfono, son facturas que seguramente no se te pasan por alto a la hora de elaborar tu presupuesto mensual. ¿Pero qué ocurre con esas que no llegan todos los meses? Puede ser el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles o de la tasa de basuras, incluso el del seguro del coche o de la casa.

Si te cuesta recordar cuándo te llegan los pagos, lo mejor es que sumar los gastos anuales de todas estas facturas y dividirlo entre 12. Y guardar esa cantidad cada mes.

5. Regalos u ocasiones especiales

Los cumpleaños, fiestas señaladas y aniversarios aparecerán cada año, por lo que es fácil presupuestarlos. En este caso, también es recomendable sumar el gasto que se espera realizar en todas esas ocasiones espaciales, dividirlo entre 12 e incluir esa partida en el presupuesto mensual. 

Hay que tener en cuenta no solo el coste de lo regalos, sino cualquier gasto adicional como llevar a alguien a un buen restaurante u organizar una fiesta. Y para eventos como las bodas, también es recomendable comenzar a incluir este gasto en el presupuesto en los meses previos. 

6. Mantenimiento del hogar

Hay gastos de la casa que se pueden prever, pero hay otros muchos que llegan sin esperarlo. La avería de un electrodoméstico, por ejemplo, puede desbaratar cualquier presupuesto mensual. Hay que tenerlo en cuenta y, a los gastos que considerados habituales sumar una pequeña cantidad para imprevistos.

7. Suscripciones y donativos

A menudo se pasan por alto cosas como las suscripciones o membresías. Pero si sale de tu cartera, hay que incluirlo en el presupuesto de gastos mensual. 

Puede ser la suscripción a una revista, o la aportación económica a alguna ONG. Si no quieres olvidarlo, calcula cuánto pagas por ello al año e incluye la cantidad correspondiente en el plan de gastos de cada mes.

8. Viajes y transporte

Normalmente, es más fácil tener en cuenta en la previsión de gastos partidas como las vacaciones, el coste del abono del transporte o el combustible que se gasta cada mes. (Te puede interesar saber cuánto cuesta ir al trabajo cada día). 

Pero es posible que no te detengas a pensar en gastos extra como puede ser el uso de aparcamientos de pago o el coste de una escapada improvisada. También hay que tenerlo en cuenta en el presupuesto de gastos mensual.

9. Mascotas

Ser responsable de una mascota es mucho más que darla de comer y llevarla al veterinario periódicamente. Un animal también tiene gastos extra, desde accesorios a juguetes o medicinas, y también hay que reflejarlo en el presupuesto del mes.

10. Recibo del ahorro

Por último, pero no menos importante, hay que asegurarse de incluir en el presupuesto mensual una partida para el recibo del ahorro: para un fondo de emergencia, para metas específicas (como comprar un coche o la entrada para una vivienda) y ahorros a largo plazo (es decir, la jubilación). 

Para conseguirlo, algunas personas se aseguran tener suficiente para poder ahorrar pagándose a sí mismos primero, pero también puede funcionar configurar transferencias automáticas a la cuenta de ahorros para evitar quedarse sin dinero antes de poder ahorrar. 

En Livetopic podemos ayudarte a planificar tu futuro financiero, de hecho una de las novedades que acabamos de incluir es poder fijar objetivos a corto, medio y largo plazo. Obtén ahoratu pasaporte financiero

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: